SpanSIG | Apuntes | Tablón | InTradES | Socios | Lengua | Latitudes | HispanicUS

 

Lengua española

 

Útiles para el profesional de lengua

 

Congresos, seminarios, cursos

 

Apúntate a SpanSIG

   
Seminario traducción e interpretación especializadas (25 feb 2002)
Préstamos y calcos de la interpretación y traducción jurídicas del inglés al español

Daniel Deferrari

Las traducciones jurídicas del inglés al español entrañan problemas de derecho comparado que obligan a bloquear momentáneamente los mensajes del idioma de llegada y a abrirse al sistema de derecho del idioma de partida.

El sistema jurídico angloamericano es el producto de un mestizaje pragmático entre anglosajones autóctonos y normandos invasores a partir de la alta Edad Media. El "Common Law" o "common law" del derecho franconormando se convirtió en el derecho aplicable a toda Inglaterra. La "Equity", el otro componente principal del derecho angloamericano entra a jugar con sus propios principios con el fortalecimiento del poder real en la época de los Tudor mediante al aplicación de categorías del Derecho Romano y del Derecho Canónico.

Esta evolución histórica explica las peculiaridades conceptuales del derecho angloamericano respecto del derecho civil o romano-germánico, a saber:

  1. prioridad de las cuestiones y formulas del procedimiento sobre las preocupaciones de la codificación, por ejemplo, la clasificación de los derechos y las obligaciones;
  2. presencia de conceptos propios (por ej. "chattels", "mortgages");
  3. resistencia o rechazo del Derecho Romano

Esto obliga a estar alerta para no calcar indebidamente, al traducir, conceptos diferentes y aun opuestos: "magistrate" no es necesariamente magistrado ni "tribunal" tribunal, ni "mortgage" puede considerarse en todos los casos una hipoteca o "chattel" un bien mueble.

Es por consiguiente aconsejable seguir las siguientes pautas o prácticas generales para asegurar en lo posible un traducción jurídica de calidad:

  1. leer de ser posible todo el documento antes de traducirlo y elaborar un "miniglosario" de conceptos básicos que se repitan en el texto;
  2. tener en cuenta el ámbito jurídico del documento (civil, comercial, penal);
  3. Acudir en primer término al diccionario especializado monolingüe de la lengua de partida y en segundo término, una vez captado el concepto, al diccionario especializado bilingüe para escoger la traducción correcta y más aproximada;
  4. Cuando no haya equivalencia conceptual, utilizar paráfrasis o notas del traductor para aclarar conceptos;
  5. Familiarizarse con los verbos preposicionales que abundan en inglés (por ej., "call as", "call at", "call back", "call for", "call forth") cuya traducción indebida puede ser grave;
  6. Coleccionar "idioms", es decir, expresiones, frases, refranes y ubicar sus equivalentes en español, sin caer excesivamente en lo chabacano o regional, salvo si es necesario para ajustarse al registro cultural del interlocutor o lector;
  7. Analizar cuidadosamente los eufemismos, neologismos y nuevos significados que aparezcan en inglés (por ej. "affirmative action", "alternative lifestyle", "corporate raider", "date rape", "inside trading", "surrogate mother")
 

 

 SpanSIG | Apuntes | Tablón | InTradES | Socios | Lengua | Latitudes | HispanicUS

© 2002 SpanSIG       Site Design and Engineering: pereroma.com  InTradES Programming and Support: Trans-Ar.com